El concepto Yóguico de la Mente (parte 2)

0
666

Aprendiendo a Concentrar la Mente

Comprender a fondo el funcionamiento secreto y sutil de la mente sin duda lleva muchos años de practicas intensas e ininterrumpidas. Prakriti o Maya – el mundo manifiesto – nunca permitirá que se cree un vacío total en la mente. Si un pensamiento o preocupación se ha extinguido, otra ansiedad se manifiesta inmediatamente. La mente no puede quedarse totalmente vacía, siempre estará preocupada por algo.

Manifestación Mental o Bhumikas Yógluicas

Mudha: esta es la calidad mental más baja, la mente esta aburrida y es olvidadiza.

Kshipta: los pensamientos están dispersos en varios objetos, la mente esta inquieta y salta de un objeto a otro.

Vikshipta: aqui la mente es oscilante a veces estable y en otras ocasiones distraída.

Ekagra: la mente se focaliza en un solo punto, solo hay una idea presente.

Niruddha: la mente está bajo perfecto control.

Un científico o un artista es capaz de crear o inventar muchas cosas a través de la capacidad de concentración de sus pensamientos; abriendo las capas de la mente burda para penetrar profundamente en las regiones más altas de la mente superior, obteniendo un conocimiento más profundo. De esta manera concentrando todas las energías de la mente con un enfoque claro y preciso sobre los materiales que está analizando, es capaz de descubrir mas conocimiento. 

Para aprender a concentrar la mente hay que entrenarla paso a paso, etapa por etapa, para poder conducirla desde un estado voluble de inquieta confusión – Mudha – hasta convertirla en una energía firme y precisa como un rayo láser de concentración constante y perfecta – Ekagra – esto solo puede lograrse a través del desarrollo secuencial del sistema de raja yoga.

En la etapa kshipta, la mente se desplaza entre los objetos de amor y odio como una ligera pluma en un día de viento tormentoso. Cada vez que gira alrededor de objetos sensuales se aleja de asociaciones sabias ya que no es capaz de descansar firmemente sobre ningún objeto. Aquí la mente se caracteriza por un poder fluctuante excesivo y confuso, volando lejos de un objeto para luego regresará a él, alegrándose o entristeciéndose en vano.

El hábito errante de la mente debe controlarse haciendo que se adhiera a un lugar, un método de sadhana, un gurú o una forma de yoga. Tendrá que estar siempre alerta para comprobar este hábito errante de la mente. Si observas la mente cuidadosamente, encontrarás que la mayoría de los pensamientos son inconsistentes. La mente vaga al azar sin rumbo. Generalmente en personas no entrenadas hay unos pocos tipos de pensamientos básicos y constantes que ocupan la mente a la misma vez. Los pensamientos en el hogar, los negocios, el cuerpo, la comida y la bebida, la esperanza, la anticipación, la planificación, obtener dinero, también hay algunos pensamientos de venganza, pensamientos sexuales y pensamientos habituales de responder a las llamadas de la naturaleza como bañarse, ir al baño, etc. Solo un yogi bien entrenado puede tener un solo pensamiento en su mento o pensamientos consistentes en un mismo tema, excluyendo todos los demás pensamientos; pudiendo mantener la mente en ekagra.

Disminuyendo la Cantidad de Pensamientos

Para prepararse para las prácticas de la concentración se deben disminuir la cantidad de pensamientos, esta una tarea difícil al principio, pero cuando se consigue aprender concentrar la mente se obtiene una inmensa fuerza y paz interna. El yogui armado con paciencia, perseverancia, vigilancia, determinación y voluntad de hierro, puede deshacer los pensamientos que son irrelevantes en ese momento fácilmente para enfocarse donde quiere.

Reducir los Pensamientos Reduciendo los Deseos

Cuantos menos deseos menos pensamientos. Por lo tanto, se debe tratar de reducir los deseos para poder concentrar la mente, intentando erradicar los deseos uno por uno, los pensamientos disminuirán en frecuencia y duración. El número de pensamientos por minuto también disminuirá.

Los placeres mundanos intensifican el deseo de disfrutar de mayores placeres en una escalada que nunca tienen fin. Por lo tanto, la mente de las personas es muy inquieta. No hay satisfacción y paz mental porque la mente nunca puede estar satisfecha, sin importar la cantidad de placer que se pueda experimentar la mente quiere mas y mas placer, cuanto más disfruta de los placeres, más los quiere. Por lo tanto para eliminar paulatinamente esta tendencia mental, los sabios experimentaron privando a la mente de todos los placeres sensuales para poder controlarla y lograr la paz real.

Menos Pensamientos – Más Concentración

Cuanto menos sean los pensamientos mayor será la fuerza mental y la concentración. Supongamos que el promedio de pensamientos que pasan por su cerebro en una hora es de cien. Si consigues reducirlos a la práctica constante de concentración y meditación a noventa, habrás ganado el diez por ciento del poder de concentración. Cada pensamiento que se reduce agrega fuerza y paz a la mente. La reducción de un solo pensamiento te dará fortaleza mental y paz mental.

Es posible que no pueda sentir esto al principio, pero dentro hay un termómetro espiritual para registrar la reducción de incluso un solo pensamiento. Si reduce un pensamiento la fuerza mental que ha ganado con esta reducción le ayudará a reducir fácilmente el segundo pensamiento. Cuanto menos sean los pensamientos, mayor será la paz, siempre recuerde esto. Un hombre rico especula continuamente con muchos pensamientos para mantener o agrandar su riqueza, haciendo que su mente este continuamente inquieta a pesar de sus comodidades, mientras que un sadhu que vive humildemente practicando el control del pensamiento es muy feliz a pesar de su pobreza económica.

Avadhana o Atención

La capacidad de atención o Avadhana juega un papel muy importante en la concentración, es la base de la voluntad. Cuando está correctamente guiada y dirigida hacia el mundo interno para propósitos de introspección, analizará la mente e iluminará muchos hechos asombrosos.

La fuerza con la que cualquier cosa golpea a la mente es generalmente proporcional al grado de atención que se le otorga. Además, el gran arte de la memoria es la atención; las personas desatentas tienen malos recuerdos. La atención es el enfoque de la conciencia, es uno de los signos de una voluntad entrenada. Es una facultad rara. Un yogui que posee esta facultad puede enfocar la mente incluso en un objeto desagradable durante mucho tiempo sin por ello sentirse perturbado. La atención puede ser cultivada y desarrollada con una practica ininterrumpida. Todos los grandes genios del mundo que han alcanzado la grandeza se han elevado a través de esta facultad a la vez el poder de la atención se debilita en la vejez, por ello las practicas de meditación ayudan a mantener la mente mas sana y activa durante el proceso de envejecimiento.

Hay un poder de externalización u objetivación en la mente. Esto lleva a Bahirmukha Vritti – tendencia a externalizar – la mente se dirige hacia diversos objetos, hay disipación de la energía mental y los poderes de la mente se diluyen yendo en varias direcciones diferentes. Los rayos de energiza de la mente son como rayos de luz dispersos sobre diversos objetos. La dispersión suele causar inestabilidad, falta de claridad, entendimiento y dolor. Cuando la energía de la mente se enfoca y se concentra se obtiene Ananda – dicha – como un sentimiento profundo que inunda todo el Ser.

Es a través del poder de la atención que la mente se enaltece. La atención es la base de la fuerza de voluntad, por lo tanto, cultivar el poder de atención es muy necesario. La atención puede ser subjetiva o interna en una idea, u objetiva o externa en cualquier objeto. Es muy importante poner toda la atención en lo que sea que se esté haciendo en un momento dado para poder obtener el mejor resultado de la acción. Es fácil fijar la mente en un objeto que a la mente le gusta, por ello es importante practicar la atención también en tareas desagradables, de las cuales intentas librate. Despierta interés sobre objetos e ideas que no te resulten siempre interesantes, de esta manera entrenaras para que muchas debilidades mentales desaparezcan, haciendo que la mente se vuelva más fuerte y estable.

Puntos de Concentración

Un raja yogui se concentra en el Trikuti -el espacio entre las dos cejas – el cual es el asiento de la mente en el estado de vigilia y el punto de activación del ajna chakra. Puede controlar fácilmente la mente si puede concentrarse en esta región. La meditación y la concentración en el ajna chakra conducen al control de la mente con mucha facilidad.

Al controlar ajna chakra, todos los chakras inferiores, los centros psíquicos, pueden controlarse automáticamente. Cuando te concentras en un chakra, al principio se forma una conexión similar a un hilo entre la mente y el chakra. Luego, la consciencia yogui asciende gradualmente mediante esfuerzos pacientes a lo largo de sushumna nadi (el canal principal de energía que se encuentra dentro de la medula ósea) chakra a chakra.

Al principio hay que entrenar la mente en una variedad de formas de concentración, como en el sonido de anahata chakra o centro energético del corazón o en la respiración con la repetición del mantra So Ham. Tambien se puede concentrar en cualquier imagen concreta como un cielo azul, la luz del sol, los diversos chakras del cuerpo, en las ideas abstractas de satyam (verdad), jnanam (sabiduría), anantam (infinito), ekam (uno), nityam (esencia eterna), etc. Lo importante es elegir una sola cosa como objeto de concentración y siempre concentrarse en ese objeto.

Es muy difícil fijar la mente en un solo pensamiento al principio; en su lugar, trate de tener pensamientos sobre un solo tema. Si piensas en una rosa, puedes tener todo tipo de pensamientos conectados con la rosa. Puedes pensar en diferentes tipos de rosas que se cultivan en diferentes partes del mundo. Puedes pensar en las diversas preparaciones que están hechas con rosas, sus usos; incluso puedes permitir que entren pensamientos de otros tipos de flores; pero no te entretengas pensamientos de frutas o verduras. Comprueba el deambular sin rumbo de la mente, no dejes que pensamientos al azar ocupen tu mente cuando piensas en una rosa, de esta manera se entrena para que gradualmente puedes fijar la mente en un pensamiento; para ello hay que disciplinar la mente diariamente con una vigilancia ininterrumpida para poder controlar los pensamientos.

Al intentar concentrar su mente o incluso proyectar un pensamiento, descubrirá que necesita formar imágenes y fijar la mente en un objeto o en una idea una y otra vez. No permita que la mente cree cientos de formas de pensamiento, haz introspección y observa la mente con cuidado sin permitir que la mente disipe su energía en pensamientos vanos, preocupaciones, imaginaciones, miedos o presentimientos. Haz que se aferre a una forma de pensamiento durante media hora con práctica incesante. Haga que la mente se adapte a una sola forma e intente mantenerla durante el mayor tiempo posible a través de una práctica constante e incesante.

Cuando tu mente está profundamente concentrada, un período de dos horas pasa como cinco minutos. Si la mente se distrae y deambula, media hora parece como dos horas. Esta es una experiencia común para todos practicantes de Raja yoga. También en el sueño, muchos eventos que representan un período de muchos años tienen lugar dentro de solo cinco o diez minutos.

La mente asume la forma de cualquier objeto en el que piensa intensamente. Si piensa en una naranja asume la forma de una naranja. Si piensa en el Señor Krishna con la flauta en la mano, asume la forma del Señor Krishna.

El Poder de la Concentración

Al aprender a manipular la mente, podrás ponerla bajo tu control, hacer que funcione como quieras y obligarla a concentrar sus poderes como desees. El que ha aprendido a manipular la mente tendrá a toda la Naturaleza bajo su control. No hay límite al poder de la mente humana. Cuanto más concentrado está, más poder se ejerce sobre un punto.

Usando la Mente para Conquistar la Enfermedad

El yoga es una ciencia que nos ayuda a desarrollar nuestro potencial en todos los niveles. Nos hacemos más conscientes del papel de la mente y las emociones a través del proceso yóguico meditativo. De esta manera nos liberamos de las limitaciones auto-impuestas y como efecto secundario, nos liberamos de las enfermedades.

Mucha investigación se ha centrado en la capacidad de la mente para afectar el cuerpo, los investigadores médicos han obtenido pruebas claras de que las emociones intensificadas, como la pena o la alegría, e incluso el flujo diario de pensamientos y sentimientos menos dramáticos, afectan a nuestro cuerpo más de lo que se pensaba anteriormente.

La Conciencia es el Primer Paso

La contribución más significativa a nuestra comprensión del vínculo mente-cuerpo ha venido con el descubrimiento de las endorfinas. Estas sustancias químicas se concentran en el sistema límbico, la parte del cerebro responsable de las emociones y los sentimientos. Las endorfinas son sustancias químicas similares a la morfina que están involucradas en los sentimientos de dolor en los distintos niveles físicos, emocionales y mentales. Interactúan con otras sustancias químicas y parecen ser activadas por nuestras emociones y comportamiento. Al cambiar nuestras respuestas y conductas emocionales habituales, alterando así la composición química en áreas específicas del cerebro, puede ser posible reducir el dolor y las enfermedades que resultan de los rasgos de personalidad desordenados y los sentimientos negativos. Uno de los mejores métodos para lograrlo es a través del yoga. Aprender técnicas como el yoga nidra puede ponernos en contacto directo con los distintos niveles de nuestro ser y a medida que experimentamos las partes más sutiles de nosotros mismos, nuestra conciencia crece. Aprendemos sobre nosotros mismos, lo que sentimos y por qué nos sentimos como lo hacemos. Eventualmente, a través del yoga, podemos aprender a ser más conscientes y sensibles a nuestros pensamientos y sentimientos.

El desarrollo de esta capacidad de pensar y sentir lo que queremos nos brinda una experiencia liberadora, reduciendo nuestras limitaciones. Es debido a nuestra falta de conciencia que el estrés de la vida pueden llevarnos a estados de enfermedad. Por lo general, no somos conscientes de cómo nos sentimos y cómo los miedos y las tensiones pueden hacer que las glándulas suprarrenales hagan que el corazón late más rápido o que la glándula pituitaria aumente la presión arterial. De manera similar, los efectos del estrés pueden estimular al sistema inmunitario para que ataque a su propio cuerpo o a las células cancerosas. Algunas personas pasan toda su vida en un estado de tensión, causada por la competencia, la ansiedad, el miedo al fracaso, la inseguridad y la ira con cualquiera que no esté de acuerdo con nosotros. Luego se preguntan por qué desarrollan enfermedades cardíacas, cáncer o sufren accidentes cerebrovasculares. Al tomar conciencia de lo que está sucediendo dentro de nosotros mismos, estamos un paso más cerca de curarnos, y quizás este primer paso sea el más importante.

El Poder de la Mente en el Curso de la Curación

Los ejemplos del uso de la mente para curar el cuerpo se están volviendo más comunes cada día. Se están utilizando técnicas de biorretroalimentación para aliviar la parálisis causada por accidentes cerebrovasculares, migrañas, dolor crónico, tensión muscular y para ayudar a los niños asmáticos a respirar de una manera menos apresurada y ansiosa.

Desde hace unos años que en el Beth Israel Hospital en Boston, los pacientes aprenden a hacer ejercicio, meditar y cambiar gradualmente su estilo de vida en un intento por mejorar la salud general y aliviar trastornos específicos como la hipertensión arterial, el dolor crónico y la artritis. La Clínica de Medicina Psicosomática en Berkeley también hace hincapié en un cambio total en el estilo de vida que va desde la reducción del estrés hasta cambios en la dieta y el ejercicio. El director de la clínica, el Dr. Kenneth Pelletier, afirma: «Es una evolución natural de la psicosomática hacia algo que se conoce como medicina holística».

Lo que estamos aprendiendo hoy sobre el poder de la mente para dirigir el curso de la curación es tan emocionante que muchos profesionales de la salud ahora buscan yoga para encontrar mejores formas de lidiar con el estrés, los trastornos de la personalidad y las enfermedades psicosomáticas. También reconocen que antes de poder enseñar estas técnicas con éxito a sus pacientes, primero deben experimentar sus efectos por sí mismos. Así, encontramos que en el Sexto Congreso Médico Anual en Tasmania, los miembros de la Asociación Médica Australiana conservadora aprendieron a meditar y cantaron el mantra ‘Om Namah Shivaya’.

El Dr. Elmer Cranton, presidente de la Asociación Americana de Medicina Holística, fundada en 1978, predice que la medicina tradicional y los «métodos alternativos» eventualmente se mezclarán de manera amistosa. Afirma: «El médico interno, como lo llamó Albert Schweitzer, y el médico externo, finalmente podrá cooperar como iguales en la preservación de nuestra posesión más preciada, nuestra buena salud».

Yoga y la Mente

Para obtener una comprensión y apreciación adecuadas es necesario saber algo sobre el yoga, la meditación y la mente.

El yoga es la ciencia de vivir correctamente. El yoga atrae a aquellas personas que desean un cambio interno, que están insatisfechas con el estado actual de los asuntos tanto dentro de sí mismos como en sus vidas exteriores, y que desean una transformación fundamental.

La palabra yoga significa literalmente unión. Yoga significa un proceso de reintegración de la conciencia inferior con la conciencia superior y más poderosa en el hombre. También significa la unión entre la personalidad intelectual o las fuerzas conscientes y las fuerzas subconscientes e inconscientes en el hombre. Yoga es un término muy completo que incluye asanas, pranayama, misticismo, meditación, actividad desinteresada, entrega al poder supremo, experiencia de superconsciencia y despertar de los poderes y capacidades mentales.

En yoga hay cuatro caminos principales para tratar las tensiones mentales en diferentes tipos de personalidad. Estos son los caminos del bhakti yoga, la devoción y la entrega personal a Dios o un guru; karma yoga, trabajo perfecto con total desapego; raja yoga, control mental, que incluye asanas, pranayama y meditación; y gyana yoga, auto-análisis e indagación que conduce a la sabiduría. Estos son los yogas destacados en el Bhagavad Gita y los Yoga Sutras.

Raja Yoga

En el mundo moderno, el raja yoga es el más comúnmente practicado de todos los yogas y se ajusta más a la concepción popular de lo que se trata el yoga. Esto es especialmente cierto en los países occidentales a pesar de su énfasis en el conocimiento intelectual y la razón es, porque los resultados son muy buenos. Raja yoga es util para todo tipo de personas, cualquiera que sea su naturaleza, porque incluye todos los requisitos para una vida espiritual de principio a fin. Yoga nidra es un método de raja yoga. En los últimos años, la popularización del misticismo indio en el oeste ha visto un gran desarrollo del bhakti yoga, pero el raja yoga sigue siendo la forma de yoga más practicada.

El Raja yoga se refiere a la conciencia y sus diversas manifestaciones: consciente, subconsciente, inconsciente y super-consciente. La exposición clásica mas moderna de raja yoga se encuentra en un libro llamado Yoga Sutras, una colección magistral de 196 aforismos escritos por el antiguo sabio Patanjali poco antes del nacimiento de Cristo (ver Cuatro capítulos sobre la libertad, publicado por la Escuela de Yoga Bihar). Patanjali dividió el camino del raja yoga en ocho etapas, partiendo del uso de reglas básicas para el cambio del carácter en el individuo y finalizando con la etapa de la experiencia de samadhi o la autorrealización. El Raja yoga es mucho mas mas antiguo de la época de Patanjali, este gran yogui solo ha escrito sobre este camino del yoga aunque mucha gente crea que es el creador de este sistema.

Las etapas del Raja Yoga de Patanjali son las siguientes:

Etapas preparatorias o externas

1. Yamas (código social)

2. Niyamas (código personal)

3. Asanas (posturas)

4. Pranayama (control de prana, fuerza vital)

5. Pratyahara (retiro de sentido)

Etapas superiores o internas

6. Dharana (concentración, un punto)

7. Dhyana (meditación pura, es decir, concentración espontánea)

8. Samadhi (super-consciencia)

Las primeras cuatro etapas de este ssitema de yoga se refieren a prácticas específicas, pero las últimas cuatro se refieren a los estados de conciencia así como a las prácticas necesarias para lograrlos. Al principio, la conciencia se retira al estado de pratyahara y luego se expande hacia el samadhi, que según Patanjali, solo se alcanza cuando se han desarrollado todas las etapas previas.

Hatha Yoga

A esta altura,\ debe quedar claro que el yoga abarca un campo muy amplio, pero en la mente popular todavía está restringida a los ejercicios físicos o posturas (asanas) y las prácticas de respiración (pranayama) que juntas conforman el hatha yoga. Las asanas y el pranayama son muy importantes, pero son solo practicas preliminares.

Al mismo tiempo, los llamados ejercicios físicos de hatha yoga no solo brindan beneficios para la salud como la reducción de peso, la tonificación de los músculos, la flexibilidad o el tratamiento de diferentes enfermedades. Los científicos han descubierto que las asanas y el pranayama también influyen en las condiciones negativas, psicosomáticas, mentales y vitales que aparecen en forma de enfermedades psicológicas. Las condiciones mentales como la inquietud, la ansiedad, la neurosis, el insomnio y las preocupaciones pueden curarse de manera segura a través de la ciencia yóguica de las posturas físicas, ya que no solo eliminan los defectos y problemas físicos, sino que también influyen y estimulan las diversas glándulas que actúan sobre las emociones.

Meditación

Cuando llegamos a las prácticas de meditación, encontramos que hay muchos cientos de métodos de «entrar» desde la conciencia externa a la conciencia interna. En yoga, la meditación juega un papel central como un método muy eficaz para traer relajación mental y física y a la vez liberar la mente de tensiones y complejos arraigados.

La meditación en el oeste se considera como un proceso de contemplación de una idea particular, pero aquí se define como un proceso de desarrollo de la conciencia mediante el cual tratamos de acercarnos más a nuestro ser superior. Aquí se intenta adquirir un conocimiento completo de la mente y entrenar y regular sistemáticamente las infinitas potencialidades de la mente. Los métodos no son difíciles, pero se debe encontrar una técnica adecuada para cada persona. Todas las técnicas apuntan a guiar al individuo a través de pratyahara hacia el dharana, donde puede ocurrir la meditación pura o el dhyana. Existen muchas técnicas efectivas, como el japa yoga, el ajapa japa, el mantra siddhi yoga, el yoga nidra, el antar mouna, el chidakasha dharana, la trataka nada yoga, el prana vidya y kriya yoga (ver Meditaciones de los Tantras, publicadas por la Escuela de Yoga Bihar). Los dos de estos más útiles para el hombre moderno son japa yoga y yoga nidra.

La meditación en sí misma viene espontáneamente, pero para desarrollar la meditación tienes que pasar por todo un proceso de relajación. El proceso se logra al retirarse del entorno externo y profundizar en ti mismo. Retrayendo progresivamente la conciencia del mundo exterior, del cuerpo, la respiración, la mente consciente, la mente subconsciente y también la mente inconsciente, esto último es difícil. En el yoga se dice que cuando la conciencia se retira de todo esto, tiene lugar la relajación completa y comienza la verdadera meditación. En el sistema de Patanjali, esto representa la práctica completa de pratyahara, dharana y dhyana.

Símbolo Psíquico

Muchas de las técnicas enumeradas anteriormente logran pratyahara mediante la práctica sistemática de la conciencia corporal, la conciencia respiratoria, la conciencia sonora y la repetición de mantras. Efectúan el retiro en parte al concentrar la mente y en parte al mantenerla absorta en cosas internas, de modo que olvida el entorno. Cuando pratyahara se completa la mente se vuelve unidireccional y surge el problema de cómo mantener la conciencia en ese punto particular manteniendo la conciencia internamente. Si se continúa con pratyahara, la consciencia se retira completamente a la inconsciencia, es decir, te quedas dormido, por esta razón cuando la conciencia se restringe a un área limitada se elige un símbolo psíquico como objeto de concentración. Esto debería ser un objeto concreto en lugar de una idea abstracta, debería tener una forma. Puede ser una figura humana, como Cristo, Buda o su gurú, o puede ser una flor de loto, un triángulo, el símbolo de un chakra, un huevo de oro o un simple mandala o yantra. También puede ser un mantra que ha tomado su propia forma o imagen. En yoga nidra estos símbolos psíquicos son proporcionados.

Imágenes Subconscientes

En esta etapa de la práctica, su conciencia se está moviendo hacia el área del subconsciente. Especialmente al principio, cuando intenta concentrarse en su símbolo o imagen psíquica, muchas otras imágenes surgen para perturbar o distraer su atención. Estas imágenes son realmente eliminaciones subconscientes como pueden ser: expresiones instintivas, motivos ocultos, deseos no cumplidos, recuerdos, experiencias, expresiones simbólicas de las capas más profundas de su personalidad. En yoga se les conoce como samskaras o impresiones que conforman la suma total de la mente centrada en el ego; en el psicoanálisis occidental se describen como inhibiciones, complejos, supresiones, neurosis, miedos, fobias y psicosis. Son la causa de nuestras tensiones profundamente arraigadas y la inquietud constante de la mente y se encuentran en la raiz misma de nuestro comportamiento; condicionan nuestros pensamientos y experiencias conscientes y nos obligan a actuar de ciertas maneras predecibles. En el yoga es muy importante purgar estas manifestaciones de la personalidad para poder progresar.

Este material subconsciente y cargado de emociones siempre está esperando la expresión en el umbral de tu mente y comienza a surgir tan pronto como se logra la relajación muscular y mental. No es necesario o incluso deseable analizar estas impresiones, pero deben agotarse antes de poder avanzar a niveles más profundos de meditación. Cuando surgen por primera vez, estas imágenes pueden tomar formas inquietantes o aterradoras, como demonios, dragones, fantasmas, serpientes, etc. Poco a poco, sin embargo, su aspecto cambia y empiezas a ver hermosos jardines, paisajes, lagos serenos, hombres santos o tú mismo en paz; estas son imágenes del ser superior. Independientemente de las experiencias que tenga o las imágenes que vea, es muy importante que no se involucre, simplemente considérelos como cosas que tienen lugar en una pantalla de cine frente a usted. Solo debes permanecer atento y distante. La conciencia rompe los vínculos de tus apegos, esta es la manera de dejar ir tus samskaras o impresiones. Eventualmente, todas las imágenes dejan de surgir, tal vez después de meses o años de práctica de la meditación, así el practicante se establece firmemente en la etapa de meditación pura o dhyana.

Yoga nidra es un método completo de meditación que te guía desde pratyahara a dharana y, finalmente, a dhyana. Como se suele dar, es un método de retiro de los sentidos que conduce a la relajación, pero las etapas superiores y más sutiles también son accesibles para el aspirante que persiste en sus prácticas.

Siempre se Trata de la Mente

Sri Swami Satyananda dijo que una persona se enferma cuando cree que está enferma. Una persona se enferma cuando su mente se vuelve tensa y perturbada con respecto a su estado físico. Sri Swamiji dijo que cuando una persona se acercaba a él quejándose de estar enferma, lo primero que le diría era que dejara de decir «Estoy enfermo». En cambio, la persona debería decir: «No estoy enferma. Estoy pasando por un estado físico de dificultad, entendiendo asi que el estado físico cambia como las formas en las que cambia el clima, a veces hace calor, otras veces llueve, y a veces hace frío. Según el estado del clima, la gente maneja su ropa y su vida. Del mismo modo, debido a las condiciones externas que actúan como factores de estrés, las personas se ven influenciadas y la mente y el cuerpo se ven afectados. Cuando se ven afectados por factores de estrés externos, comienzan a verse a sí mismos como débiles, tensos o enfermos.

Sri Swami Satyananda dijo que si una persona puede mantener su mente separada de su cuerpo, entonces incluso si el cuerpo se enferma, nunca podrá sentirse enferma. Es importante entender este mensaje en el que el cuerpo y la mente tienen que separarse. El cuerpo físico tolera el dolor de acuerdo con la condición mental. Mientras la mente tenga energía sana y se sienta positiva, la enfermedad no agravara la situación del cuerpo. El día que la mente entra en pánico y se pone triste debido a una enfermedad, incluso un pequeño problema puede convertirse en cáncer en el futuro.

Las enfermedades como el cáncer y el VIH requieren un gran esfuerzo para curarse. Son complicadas pero es posible curarlas con el proceso correcto y el poder del de sankalpa. Hay una sola enfermedad en el mundo que es imposible de curar: el síndrome del miedo inducido por la enfermedad (DIFS, por sus siglas en inglés), donde uno lucha con sus estados de ánimo. Este síndrome de miedo es más amenazador que el cáncer, el VIH o la diabetes. No hay cura para ello. Sin embargo, Swami Satyananda dijo que si uno separa la mente del miedo que lo hace sentir enfermo y débil, entonces al soltar el miedo la enfermedad se puede curar mas fácilmente.

En 1977, se llevó a cabo una investigación en Australia sobre el cáncer. Seis pacientes con cáncer fueron observados por el Dr. N.C.C. Meyers, el doctor jefe de la Fundación de Investigación del Cáncer, para ver cómo podrían tratarse a través del yoga. La Fundación tomó nuestros consejos sobre qué prácticas yóguicas se les podrían enseñar. A estos pacientes que se encontraban en la tercera etapa de cáncer se les enseñó un grupo de prácticas de pawanmuktasana recomendadas por la Escuela de Yoga Bihar; dos prácticas de pranayama: nadi shodhana y bhramari; y las prácticas de yoga nidra y ajapa japa dharana. Los pacientes realizaron estas cuatro prácticas durante seis meses, después de lo cual se inició el cambio. Hoy están completamente libres de cáncer y sanos.

En yoga nidra pasaron por el proceso de desestresante. Mantuvieron la tensión, el miedo, la duda y las preguntas: ‘¿Voy a morir?’ ‘No sé si sobreviviré o no’, ‘¿Por cuánto tiempo tendré que vivir, por cuántos días tendré que soportar el dolor?’ ‘¿Cuánto tiempo tendré que pasar por este tratamiento?’ Estos estos temores tipicos de los pacientes de cancer sobre su estado físico y su debilidad se eliminaron a través del yoga nidra y sankalpa ayudando al proceso de curacion.

Cuando la mente se liberó del miedo a través de la práctica de la meditación, el poder de la mente se expandió y fortaleció a través del uso de mantras, pranayama y ajapa japa. A través de la canalización de estas fuerza, la mente comienza a sanar el cuerpo. Las dos prácticas de pranayama (respiración) son muy simples y efectivas, aumentan la energía en su interior. Las prácticas de Pawanmuktasana (físicas) son para la circulación y la distribución adecuada de prana (energía) en el cuerpo.

En seis meses comenzó la reversión del cáncer y en tres o cuatro años los pacientes se pusieron completamente sanos. Hoy sus edades rondan los ochenta años y más, Todavía están vivos y no tienen rastros de cáncer.

Regulando la Vida a Través de Upachara

Upachara se conoce comúnmente como terapia o tratamiento. Up significa «acercarse», y Achar es organizar la rutina diaria en el estilo de vida. Por lo tanto, el significado de upachara no es tratamiento o terapia, sino regular el cuerpo y la mente para hacer un esfuerzo para eliminar los desequilibrios es upachara.

Upachara implica hacer un esfuerzo para regularse a sí mismo mediante la comprensión de las expresiones de la vida. Desde la perspectiva yóguica, upachara comienza con la eliminación del miedo. El segundo estado de upachara es el aumento de prana. Cuando el prana se despierta y comienza a aumentar, la rectificación y la regeneración comienzan en el cuerpo. Uno puede convertirse en su propio médico cada día y cada noche, eliminando el miedo que tiene dentro.

Al observar un simple problema físico, uno inmediatamente se pregunta qué sucedió y la mente se vuelve obsesiva. Comienza a preocuparse. Cuanto más se piensa, más se disipa la atención y la energía mental, y más se agrava la condición. Por lo tanto, el principio más básico es: primero manejar el miedo y luego despertar el prana.

No es necesario realizar muchas asanas en la terapia de yoga, solo se deben realizar las prácticas más adecuadas, sin embargo, todos los días, antes de ir a dormir la mente debe estar libre de estrés. Dos signos indican una buena salud: un buen sueño y una buena digestión de los alimentos. Estos dos signos muestran que uno está libre de estrés. Cuando una persona no puede dormir por la noche y sigue dando vueltas, esto es un signo de enfermedad.

Pra recuperar la salud uno debe tomar decisiones adecuadas para el tratamiento, uno tiene que usar el intelecto y responsabilizarse de sus propios karmas (acciones).

Causas del Estrés

El principio que se aplica al cuerpo también se aplica a la mente. Para el manejo del cuerpo físico hay hatha yoga, que elimina los desequilibrios en el cuerpo, trae armonía y aumenta los pranas. Sin embargo, el estrés también ingresa a la mente donde se expresa al agarrar y aferrarse a uno de los seis rasgos bien definidos que alteran el funcionamiento normal y sano de la mente. Estas expresiones de estrés en la vida tienen solo seis formas.

  1. La lujuria o el deseo sexual pasional obsesivo – Kama
  2. La ira  – Krodha
  3. La avaricia o codicia  – Lobha
  4. El orgullo  – Mada
  5. La ilusión o engaño – Moha
  6. Los celos o la envidia  – Matsarya 

Cuando estos seis agentes actúan en la mente los pensamientos continúan cambiando sus expresiones de manera ininterrumpida.

No Hay Camino para Eludir la Mente

La razón principal de la perturbación en la mente son estos seis patrones de pensamiento. En la filosofía yoguica se dice que los gustos y disgustos en el mundo son la razón del sufrimiento; que si no hubiera gustos y aversiones, no habría razón para el dolor y el sufrimiento. Los me gusta y no me gusta en realidad retratan una conexión con la vida; no definen el comportamiento de uno. La pasión, lujuria, codicia, envidia, celos definen tu comportamiento. Los gustos y disgustos no definen tus rasgos y tu carácter. Estas seis distorsiones se convierten en la razón de las perturbaciones de tu vida y de tu mente.

Las personas meditan durante media hora, veinte minutos o una hora, sin embargo, se pierden en sus experiencias durante la meditación. No hacen de la mente un testigo de sí misma. No ven las expresiones de su mente. Piensan que si hacen un mantra experimentarán a Dios y un día algo bueno sucederá, queriendo pasar por alto su comportamiento mental y sus rasgos. Si fuera posible pasarlos por alto, entonces durante miles de años los yoguis no hablarían una y otra vez de la necesidad de adoptar una forma de sadhana (practica espiritual). El camino para eludir la mente no existe.

Hay muchas personas que en su gran mayoría han estado meditando durante muchos años, pero hasta ahora no han podido controlar su agresión, temor e inseguridad. No son capaces de controlar sus reacciones. Muestran la misma irritación o inseguridad que mostraron hace muchos años atrás.

Fuentes de Raja Yoga

En el raja yoga, el método para organizar la mente y sus distorsiones es práctico y no filosófico. El conocimiento es práctico cuando incluye teoría y práctica. La gente lee el Bhagavad Gita y escribe sus comentarios leyendo los libros de otras personas. Sin embargo no se ha escrito nada sobre la sadhana que Sri Krishna ha expuesto en el Bhagavad Gita, porque hasta ahora nadie ha hecho esa sadhana. Los comentaristas solo pueden escribir sobre los aspectos filosóficos y teóricos. No pueden conocer los aspectos prácticos y científicos.

La persona que sabe que el conocimiento verdadero incluye tanto la teoría como la práctica presta más atención a la práctica, ya que solo a través de la práctica puede cambiar su vida y no a través de la teoría. Si la transformación ha tenido lugar en la vida de alguien, es a través de la práctica; nadie ha podido mejorar su vida de manera profunda y real al reflexionar solamente sobre un pensamiento filosófico.

Las discusiones o los debates tienen lugar acerca de la teoría y la práctica sin conocer y entender las escrituras o la literatura en la que se dio esa teoría. La discusión en el Bhagavad Gita sobre el yoga es eliminar la idiosincrasia de la mente. El yoga discutido en el Bhagavad Gita es raja yoga, que Maharshi Patanjali describió en sus Yoga Sutras tres mil años después.

En la época de Sri Rama ya existia el raja yoga con el concepto del manejo de la mente. Cuando Sri Rama tenía depresión y veía que todo en el mundo carecía de valor, Guru Vasishtha le enseño raja yoga para controlar su mente, las enseñanzas que se encuentran en el Yoga Vasishtha. De manera similar, cuando Arjuna tuvo depresión, la enseñanza dada por Sri Krishna fue esencialmente de raja yoga. Dijo muchas cosas, pero fundamentalmente se trataba de manejar la mente según el raja yoga. Las prácticas de raja yoga, pratyahara, dharana, dhyana, samadhi y sabiduría constante se mencionan en el Bhagavad Gita.

Tres mil años después de Sri Krishna, Maharshi Patanjali escribió los Yoga Sutras en raja yoga. Él no es el propagador del raja yoga tal como existía antes de él. Solo puso las prácticas en secuencia. Muchos estudiosos han escrito tesis y hecho disertaciones sobre yoga. Maharshi Gheranda y Maharshi Swatmarama hicieron su doctorado en hatha yoga. Maharshi Narada y Maharshi Sandilya escribieron su tesis sobre el bhakti yoga. Maharshi Patanjali escribió su tesis sobre raja yoga. Estas personas no son los creadores de un sistema; sólo han escrito su investigación y han sido reconocidos por ello. Estos sistemas ya existían miles de años antes que ellos pudieran poner sobre papel sus experiencias. Estos grandes sabios propagaron los diferentes caminos del yoga como sistemas de sadhana para aplicar en la sociedad, para ayudarla a desarrollarse de manera completa y holística haciendo que la personalidad humana integre toas los elementos que conforman la existencia.

Propósito del Raja Yoga

El propósito del raja yoga no es el samadhi, no la renuncia a ahamkara (el ego). El propósito del raja yoga es liberarse de las seis distorsiones de la mente. Cuando uno está libre de estas seis distorsiones, la mente se vuelve pacífica, firme y lista para abrir las puertas interiores de la creatividad. Cuando uno se libera de las distorsiones mentales se desarrollan nuevos patrones de energía en la mente.

Generalmente se dice que al bloquear las modificaciones de la mente uno alcanza el samadhi. Si se bloquean las modificaciones de la mente, ¿cómo se experimentará el samadhi? El cese de los patrones de la mente no es el logro del samadhi. Al transformar los vrittis (modificaciones de la mente) se logra el samadhi. La transformación de los vrittis es liberar a la mente de estas seis distorsiones.

Al alcanzar esta libertad surge el vritti pacífico y equilibrado despierta, este patron mental es conocido como Brahmi Vritti (conciencia espiritual). En este momento, tu tienes conciencia de este mundo, esta conciencia del mundo sucede sin esfuerzo. Nadie tiene que pensar en esposo, esposa, hogar, familia; todo está sucediendo naturalmente. Hay pensamiento, pasión, amor, lucha, cooperación, confrontación, pero tú eres una parte inseparable del mismo proceso. Así como la conciencia de la sociedad es una parte inseparable de la vida, cuando se despierta la conciencia espiritual se convierte también en una parte natural de la vida sin necesidad de ir a los templos o ir a ver un sadhu ni hacer ningún cambio drástico en tu vida.

La Reflexión es Satsang

Deja que la consciencia espiritual se instale en tu vida de una manera natural. La vida no evoluciona sobre la base de una sola condición y una sola idea. La vida es progresión, evolución, desarrollo, transformación y reflexión. A través de la reflexión, las ideas viejas cambian y emergen nuevas ideas; los viejos pensamientos cambian y los nuevos pensamientos vienen. De esta manera el progreso continúa; la reflexión tiene que tener lugar y esta reflexión basada en estos temas y charlas se llaman satsang. Satsang no es discusión, filosofía o debate académico, satsang es un proceso de purificacion que atrae felicidad y paz.

Desarrollando la Conciencia y el Estado de Alerta

Las personas preguntan a qué hora deben levantarse, a qué hora deben comer, hacer ejercicio, etc. Sawami. Niranjanananda les contesta diciendo que: la necesidad real es la de cuidar la mente; no hay problema incluso si se despiertan a las diez de la mañana, siempre y cuando manejen las distorsiones de la mente. Comer a las doce de la noche no es un problema, pero de acuerdo con la disciplina yóguica no debería suceder. Lo importante es que, independientemente de la rutina diaria, el estado mental no debe verse afectado por ella.

Cada vez que se manifiestan estas distorsiones mentales, ya sea por la mañana o por la noche, ya sea en cada momento, segundo u hora, debe haber conciencia y estado de alerta. Esa conciencia y estado de alerta hacen de una persona un yogi. Con las prácticas de asana, pranayama y meditación, una persona no se convierte en un yogui. Las personas en los circos realizan mejores posiciones que muchos de los que practicamos yoga, pero no son yoguis. Actualmente hay millones de personas practicando posiciones con el cuerpo en posturas de yoga, cuanto mas rara, dificil y contorsionada es la postura, mejores yoguis se creen; pero eso no es yoga. Solo un ignorante piensa que una persona que hace posiciones con el cuerpo es un yogi. El yoga es rectificar y corregir estas seis distorsiones o defectos de la mente. El yoga es organizar la mente, cualquier persona que quiera realmente vivir el estilo de vida yoguico debe tener fuerza para enfrentar la vida y poder mejorarla.

Esta es la enseñanza del raja yoga. Las ondas de pensamiento, vrittis, se basan en estas distorsiones. El dolor se genera a través de estas distorsiones. La tensión, la debilidad y la limitación se desarrollan a través de estos patrones de pensamiento. La vida se construye o se destruye debido a estas distorsiones. Estas distorsiones son poderosas y están en las garras del mundo material. Las personas capaces de manejar y reducir el impacto de las distorsiones, son capaces de alcanzar ondas de pensamiento espiritual con más conciencia y facilidad.

Para la Evolución de la Vida

De acuerdo con la secuencia del yoga, el hatha yoga es lo primero para la salud física, mental y emocional. Raja yoga es para un sentido de equilibrio y control, seguido de kriya yoga. La culminación de hatha yoga es raja yoga y la culminación de raja yoga es kriya yoga. Con el kriya yoga, uno despierta su potencial interno y su creatividad, despertando las facultades que no están limitadas por las condiciones y restricciones mundanas. Estas facultades unen al individuo con el estado luminoso de la vida.

Sri Swami Satyananda hizo del yoga el medio de sadhana para la transformación, elevación, crecimiento y progreso del ser humano a traes del mandato que recibió de su Guru Swami Sivananda. Una vez que este progreso es conseguido, viene la expresión natural de logros a través del Seva (servicio desinteresado).

A través del yoga, uno es capaz de desarrollar una personalidad disciplinada y armoniosa. A través del seva, uno desarrolla una mentalidad que conecta con todos y utiliza la acción como medio para aliviar el sufrimiento y el dolor de los demás.

Manejando la Mente a Través del Yoga

El yoga fue una vez una antigua cultura universal. Por ejemplo en Colombia, San Agustín, hay estatuas que se remontan a muchos miles de años, estas representan posturas yóguicas tradicionales las cuales practicamos hoy en dia. Los símbolos grabados en las imágenes explican la teoría y la filosofía del yoga que se relacionan con el desarrollo del ser humano, la expansión de la conciencia y la liberación de energías y potenciales. Cómo lograr este despertar o experiencia fue la búsqueda original de la humanidad.

Nacemos en este cuerpo, pero ¿cuál es nuestra experiencia de vida? ¿Cómo entendemos la vida y cómo podemos mejorar la calidad de nuestra vida? Los yoguis han definido las experiencias de la vida como una conciencia y energía que interactua con el mundo de los objetos y los sentidos.

La vida que experimentamos es una expresión de nuestra mente. Vivimos según los mandatos de nuestra mente. Las filosofías que vivimos y aceptamos hoy son ideas incrustadas en nuestra mente. Si eres feliz con tu vida, tienes una mente más feliz. Si estás sufriendo, reflejas la naturaleza predominante de la mente en ese momento. El dolor y el placer o la ignorancia y la sabiduría que experimentamos son todas expresiones de la mente humana. De acuerdo con las teorías y los principios del yoga, la mente debe saber manejarse para que se vuelva más creativa, dinámica, vibrante y despierta.

La descripción clásica del yoga es como un método de manejo de la mente. Muchas personas han definido el yoga como la unión entre la conciencia individual y la conciencia superior. Muchas personas han experimentado yoga en forma de ejercicios físicos, que dan una experiencia de integridad y bienestar. Muchas personas han practicado sistemas meditación y han descubierto que pueden manejar sus problemas mentales, fobias, complejos e inhibiciones de una mejor manera y llegar a una mejor comprensión de su naturaleza.

Los Yoga Sutras de Patanjali definen en tres afirmaciones específicas la relacion del yoga y la mente. Al rishi Patanjali se le preguntó: «¿Qué es el yoga?» Él respondió: «El yoga es autodisciplina». Luego se le preguntó: «¿Que finalidad tiene esta disciplina?», Dijo: A través de la disciplina yóguica es posible manejar las diferentes condiciones de la mente que limitan nuestras capacidades «. ¿Y cual el resultado? «Darse cuenta de la verdadera naturaleza del ser humano».

Conciencia sobre Fortalezas y Debilidades

Los seres humanos tienen diferentes naturalezas predominantes que alteran los patrones de comportamiento normales de la mente. Desde la perspectiva yóguica, la personalidad está gobernada por ciertas cualidades y fortalezas inherentes. Las fortalezas se reconocen como claridad mental, fuerza de voluntad, conciencia, concentración y comprensión y también como la aplicación de la sabiduría, la positividad y el optimismo. La fortaleza mental se ve en la capacidad de discriminación que tiene un individuo, sabiendo la diferencia entre el bien y el mal. El comportamiento y las actitudes positivas y creativas reflejan la fuerza natural de la personalidad y la mente.

El otro aspecto son las debilidades, estas suelen controlar nuestra mente más que las fortalezas. Estas debilidades son el miedo, la inseguridad, las inhibiciones, el pensamiento confuso, el comportamiento inapropiado, los malentendidos, el egocentrismo y la ignorancia. Normalmente estamos bajo la influencia de las debilidades y perdemos contacto con nuestras fortalezas internas. Los miedos, las inseguridades y los complejos se manifiestan con más frecuencia que las cualidades optimistas y creativas.

Nuestro comportamiento está influenciado por estas debilidades. Cuanto más débil son las persona, más egoístas son. Cuanto más fuertes son, más desinteresadas son. Si eres inseguro, intentas crear una autoimagen diferente como persona fuerte y optimista. Cuanto más tratas de mantener esa identidad para asegurarte de que no sea perturbada por influencias externas, más egocéntrico y egoísta te volverás. Pero si eres positivo, optimista, dinámico y creativo, no tienes nada de qué preocuparte. No eres el centro de tu mundo, sino solo un participante en el panorama más amplio de la vida. Entonces te vuelves más desinteresado por el mundo externo ya que no te aferras a una imagen de ti mismo.

El desinterés significa que puedes comprender y apreciar mejor el mundo interno; el sufrimiento, las necesidades y las aspiraciones de otras personas para ayudarlas a alcanzar su totalidad. Los árboles no comen su propia fruta y los ríos no beben su propia agua, es para aquellos que tienen hambre o sed. Incluso los animales no viven con la misma conciencia egocéntrica que los seres humanos.

Gestionando las Ambiciones y Necesidades

La ambición es otro componente importante. ¿Cuáles son nuestras ambiciones y nuestras necesidades? El rol de una ambición sana y apropiada debería ser satisfacer nuestras necesidades dando una cesación de felicidad; pero hay ambiciones prácticas y poco prácticas. Las ambiciones prácticas se basan en nuestras necesidades y en el impulso para alcanzarlas. Las ambiciones imprácticas se basan en nuestro impulso para ser más poderosos, un juego de poder dentro de nosotros mismos. También hay necesidades junto con las ambiciones, pero no somos capaces de distinguir entre necesidad y ambición. Por un lado, tenemos fortalezas y debilidades y por otro lado ambiciones y necesidades. Por un lado la debilidad se vuelve predominante y no somos conscientes de nuestras fortalezas. Nos confundimos, no sabemos qué hacer o cómo manejar situaciones. Por otro lado, las ambiciones se vuelven predominantes e ignoramos muchas de nuestras necesidades.

Si te miras a ti mismo objetivamente, descubrirás que tus miedos e inseguridades representan tus debilidades, y tu deseo de convertirte en algo en la vida representa tu ambición. Si miras a tu alrededor en la sociedad, descubrirás que los hospitales, los médicos, los psiquiatras y los psicoanalistas se ocupan de aquellas áreas de la vida en las que hemos perdido el control. Un buen psiquiatra o un psicoanalista nos ayudará a conectarnos con nuestra fuerza para superar las dificultades, lo que indica que hemos perdido el contacto con las fuerzas internas inherentes, la positividad y el optimismo. También hemos perdido conciencia de nuestras necesidades, y simplemente estamos persiguiendo un espejismo en busca de la felicidad.

Tenemos que vivir con nuestra mente y usarla para mejorar la calidad de nuestra vida. La clave para mejorarla no es saber cómo manejar nuestros pensamientos, emociones, deseos o expectativas, sino cómo manejar las fortalezas, debilidades, ambiciones y necesidades que influyen en la naturaleza de nuestra personalidad y que gobiernan las diferentes expresiones y manifestaciones de la mente. Si uno de estos cuatro patrones es fuerte, entonces nuestro comportamiento, patrones de pensamiento, emociones, voluntad y expectativas serán influenciados.

Meditación 

El gran desconocimiento hoy en día sobre la meditación hace que la gente piense que es una practica cuando en realidad es solo una experiencia. Se piensa que es algo diferente al yoga cuanto en realidad las practicas de yoga son el instrumento único que se puede utilizarse para poder vivir en esa experiencia, El estado de meditación surge a través de una practica yóguica.

El yoga ha desarrollado diferentes sistemas de meditación o Dhyana, siendo esta practica parte del Raja yoga y a la vez, siendo este el séptimo paso de la practica y no el primero. De aquí surge la situación de miles de personas que quieren experimentar este estado meditativo y que nunca tienen éxito; aunque practiquen hace décadas nunca llegan a esa experiencia. Al comenzar la escuela primaria un niño empiza en el primer curso y luego sigue avanzando gradualmente año tras año de una clase a otra; el yoga debe tratarse de la misma manera. Tienes que comenzar en primera clase, no saltar a la séptima clase y omitir los otros pasos. Sin embargo, muchas personas están tan dispuestas a practicar la meditación que quieren saltar a la séptima clase directamente. Practican una técnica de concentración o meditación y si bien su práctica es satisfactoria, todavía están atrapados en los mismos patrones mentales conflictivos que antes.

Desde la perspectiva yóguica, la meditación no puede ser enseñada o practicada. Es solo un estado de experiencia, un estado de ánimo. Cuando vas a dormir por la noche, no eres consciente de ti mismo o de que estás durmiendo. Existe una disociación total entre usted, tiempo, espacio y objeto. Cuando te levantas vuelves a ser consciente de ti mismo, tu personalidad, tu entorno y tu mundo. Así como el sueño o la vigilia es un estado mental, de la misma manera la meditación es un estado mental. Así que la meditación no se puede practicar. Tenemos que volver a entrenar y reeducar nuestra personalidad y nuestra mente. El proceso de desarrollar el estado meditativo comienza con un estado de conocimiento sobre nuestra conciencia y se mueve hacia el área de concentración para poder tener experiencias de los campos subconscientes.

Relajación

En el yoga, la secuencia para comprender las diferentes naturalezas de la mente empiezan en Pratyahara – el retiro de los sentidos – seguida de Dharana – concentración – Pratyahara es el comienzo de una comprensión interiorizada de nuestra naturaleza. Las prácticas de pratyahara comienzan con la relajación. Normalmente, estamos en un estado de tensión psicológica, imperceptible para la mente consciente, la mente que interactúa con el mundo; aquí la mente solo es consciente de aquellas áreas que están predominantemente en el alcance de su conocimiento. En este momento, podría haber diferentes personas, sonidos y movimientos en la sala donde estas leyendo este articulo, pero al estar concentrado en la lectura no te das cuenta de otras experiencias periféricas.

De manera similar, en pratyahara, en la primera etapa de relajación, te das cuenta de ti mismo y filtras las cosas de fondo que interfieren en tu percepción. Entonces podrás liberar las tensiones inconscientes psicológicas que han afectado tu creatividad. Las personas que han practicado relajación consciente se vuelven diferentes en sus actitudes, procesos de pensamiento y enfoque de la vida. Con la relajación, comenzamos por desarrollar conciencia y avanzar hacia una mejor y mas amplia comprensión de las diferentes situaciones que se viven día a día. Esta es la primera práctica que debe perfeccionarse antes de pasar a la segunda clase, que es la concentración.

Concentración

Concentración o dharana, significa enfocar los procesos mentales y las energías; también significa la identificación total. Ahí está la historia de un maestro que decidió probar la habilidad de sus estudiantes en tiro con arco. Colocó un pájaro de arcilla en la rama de un árbol, luego llamó a sus alumnos uno por uno y les preguntó qué podían ver. Los estudiantes dieron diferentes respuestas: “Puedo verte. Puedo ver el mundo. Puedo ver el árbol, la rama, las hojas, los frutos, las flores, el cielo y las nubes». Sin embargo un estudiante respondió:» No veo nada más que el ojo del ave en el que voy hacer diana. Ahora ponte en la misma situacion. Si lo ves todo, representa un estado mental disipado que no puede centrarse en su objetivo. El estudiante que solo vio el ojo del pájaro lógicamente debia haber visto todo, al igual que sus compañeros de clase, pero su concentración se centró en una sola cosa. Ese es el estado de concentración.

Swami Satyananda dijo que si llegas a este estado de concentración, experimentarás paz absoluta incluso si te encuentras en medio del un mercado lleno de gente; de lo contrario, nunca alcanzarás paz ni siquiera en un rincón remoto en las montañas mas alejadas. No hay paz en los Himalayas y no hay ruido en las ciudades, dondequiera que estés, la paz está dentro de ti, es la expresión de tu mente.

El yoga clásico se ocupa de la relajación y la concentración en forma de pratyahara y dharana. Esta reeducación de la mente que se realiza en un estado meditativo puede ocurrir espontáneamente, sin esfuerzo con el transcurso del tiempo.

La Vida es una Expresión de la Mente

El propósito de la meditación es alcanzar el estado de equilibrio en el que puede manejarse las modificaciones de la mente que se manifiestan como entusiasmo excesivo o entusiasmo insuficiente, confianza excesiva o confianza insuficiente. Para hacerlo, debes seguir la secuencias definidas por los diferentes sistemas de yoga, paso a paso, de una manera secuencial, sin saltar a la séptimo paso directamente. Si sigue correctamente la secuencia de autoobservación y autoconciencia, podrá comprender su participación e interacción en el mundo de los objetos sensoriales.

Si puede conectarse con sus fortalezas y trascender sus debilidades y a la vez entender la diferencia entre sus ambiciones y necesidades, podrá mejorar la calidad de su mente y por lo tanto de su vida. Esta es la enseñanza clásica y tradicional de yoga, transmitida de generación en generación a través de los Gurus, maestros o seres iluminados. La vida es una expresión de la mente; si podemos convertir la calidad de nuestra mente en positividad, creatividad y optimismo, entonces toda la experiencia de la vida también cambia. El yoga da esa chispa de inspiración. Usa la chispa del yoga para iluminar tu mente, para alegrar tu vida y ser creativo, feliz y alegre.

Gestión de la Mente en la Vida Cotidiana

La mente es un tema que debe analizarse en relación con nuestras actividades cotidianas, porque cualquier cosa que se diga sobre la mente como teoría simplemente se convierte en un concepto y una filosofía. El yoga tiene ciertas ideas sobre cómo funciona la mente, la ha definido don el nombre de Manas (el proceso de reflexión), Buddhi (el proceso de intelecto), Chitta (la memoria) y Ahamkara (el principio del ego). Se han escrito muchos libros sobre estos cuatro temas, pero nadie tiene muy claro cómo interactúa la mente en la vida, y solo tenemos nuestras experiencias personales por las que pasar para poder entenderla.

Podemos observar los diversos aspectos de la mente y cómo se manifiestan sin tratar de definir la mente. En la vida de cada individuo podemos ver un proceso muy hermoso, algo sutil en la forma de una idea, un deseo y un pensamiento que se manifiesta y se implementa a nivel burdo. Existe un vínculo íntimo entre nuestra naturaleza sutil (la mente) y otra naturaleza que es aun más sutil que la mente (la conciencia) y nuestra vida (el mundo visible de los objetos y los sentidos). Hay un flujo de información que viene de la conciencia a la mente y al cuerpo; el cuerpo es simplemente un medio a través del cual la mente se expresa.

Por lo tanto, es importante que no diferenciemos entre la naturaleza del pensamiento y el instrumento que actúa, que es el cuerpo. Tenemos que verlo como el flujo de una corriente, de una idea que viene de lo invisible y sutil a lo visible y tangible. Por ejemplo, una idea evoluciona en los niveles más profundos de nuestra naturaleza; esa idea más tarde se convierte en un deseo; el deseo más adelante crea un plan de acción y ese plan de acción se implementa posteriormente por los sentidos y por el cuerpo.

Entonces, tenemos un concepto que está relacionado con el aspecto ahamkara, el principio del ego o la identidad del ‘yo’. Todos los conceptos en la vida se generan a partir de esta dimensión de identidad ‘yo’, la naturaleza de la individualidad. Más adelante, este concepto que evoluciona a nivel de la identidad ‘yo’, se filtra hacia los niveles más bajos de la mente: el intelecto, la memoria y los procesos reflexivos y se identifica como un deseo o una necesidad. Este deseo o necesidad se vincula con nuestras aspiraciones, nuestras fortalezas y nuestras debilidades y adopta una forma definida para la realización del vacío que sentimos cuando reflexionamos sobre nosotros mismos.

¿Qué es un Deseo? 

El deseo simplemente significa un querer alcanzar algo que pensamos nos falta en la actualidad en nuestra vida. ¿Cómo identificamos lo que falta en nuestra vida? Un proceso intrincado de análisis ocurre en el nivel inconsciente donde la mente sutil, el principio del ego, observa y analiza las necesidades y la ausencia de algo que intentamos satisfacer más adelante en el curso de nuestras vidas. El concepto se convierte en deseo, el deseo se convierte en una necesidad, la necesidad se convierte en una acción y la acción se convierte en un resultado. En este proceso, la conciencia, la mente, los sentidos y el cuerpo funcionan como una unidad integrada. En la actualidad la mayoría de las personas no tienen control en la dirección del flujo de energía mental, no tienen control sobre la canalización de las fuerzas mentales que se manifiestan en el cuerpo. Hay confusión interna. Hay confusión psicológica. Hay confusión inconsciente. Pero no somos conscientes de esta confusión interna hasta que llega a la vanguardia de nuestra mente consciente de manera manifiesta.

La psicología moderna dice que existe la mente consciente, la mente subconsciente y la mente inconsciente. El yoga dice que existe la mente activa, la mente pasiva y la mente inactiva. La mente activa está vinculada con la mente consciente, la mente pasiva está vinculada con la mente subconsciente y la mente inactiva está vinculada con la mente inconsciente. Pero más allá de esto hay otro estado de super-mente o mente despierta donde no hay diferenciación o distinción entre los diferentes aspectos de la mente como manas, buddhi, chitta y ahamkara. Independientemente del estado mental del que hablemos, debemos saber si es el estado inconsciente, el estado subconsciente o el estado consciente.

Como conclusión podemos afirmar que aquellas personas que que viven de manera disciplinada, siguiendo la naturaleza intrínseca de la vida y el Cosmos, consiguen experimentar un estado de felicidad y salud integral, siendo capaces de desarrollar de manera creativa sus aspiraciones, de cubrir sus necesidades y de sentirse seguras y fuertes en cualquier circunstancia.

Este articulo se ha basado en Satsangs dados por Swami Satyananda Saraswati, Swami Niranjanananada Saraswati y Artículos escritos por Swamis de la tradición de yoga Satyananda y publicados en la revista Yogamag.

Con deseos de amor, Paz y Prosperidad para todos los seres.

Om Tat Sat!

Sn. Dharmajyoti

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here